Sommelier Gourmet

Elija su plato gourmet y Sommelier Gourmet le recomendará el estilo de vino más adecuado para maridar con una lista de vinos excelentes de este estilo.

Descarga gratis

Cebolla confitada de Marta Carnicero

Cebolla confitada de Marta Carnicero

Esta cebolla confitada tiene múltiples aplicaciones y, a pesar del tiempo de cocción largo, requiere una dedicación mínima; vale la pena tenerla congelada en bolsitas, o dentro de un recipiente en el frigorífico.
 
Da muy buenos resultados:

• En sofritos.

• En papillotes (probar a preparar una con un filete de lomo de salmón, un par de cucharadas de cebolla confitada, un puñado de piñones tostados, un par de trozos de bacon cortados en trocitos pequeños y una cucharada de salsa de soja).

• Como acompañamiento (sobre una hamburguesa, por ejemplo).

• Como relleno de una quiche.

• Como ingrediente protagonista en una sopa de cebolla.

 

El aceite resultante de la cocción mantiene todo el aroma y el sabor de la cebolla confitada, cosa que lo hace adecuado tanto para sofritos como para ensaladas y escabeches.

 

Ingredientes (como acompañamiento para 4 personas; de 1 kg de cebollas limpias se obtienen unos 300 g de cebolla confitada)
1 kg de cebollas, preferiblemente de Figueras
Aceite de oliva virgen extra
2 cucharaditas de azúcar
Un chorro de salsa de soja (opcional)

 

Preparación
1. Pelar las cebollas y cortarlas por la mitad. Apoyar cada mitad sobre una superficie plana y cortarla transversalmente, tan delgada como sea posible.
2. Poner la cebolla en una cazuela pequeña antiadherente con un chorro bien generoso de aceite (se recuperara al final de la cocción). Tapar y dejar cocer a fuego suave, removiendo de vez en cuando para evitar que se pegue. Cuando haya embebido el agua, añadir un buen chorro de agua mineral y continuar la cocción hasta que el agua se haya consumido de nuevo. Repetir la operación tantas veces como sea necesario mientras dure la cocción (son unas 3 horas en total). Una vez haya acabado, añadir un par de cucharaditas de azúcar y dejar cocerla todavía un poco mas hasta que la cebolla haya embebido todo el líquido.
3. Añadir (opcionalmente) un chorro de salsa de soja: resalta el gusto de la cebolla. Probarlo y rectificarlo de sal.
4. Colar la cebolla y recuperar el aceite de confitarla. Es un aceite muy perfumado que puede utilizarse en vinagretas y sofritos. Poner la cebolla en la nevera dentro de un recipiente tapado, o bien congelarla repartida en pequeñas bolsitas de plástico, para tenerla lista en cualquier momento.

 

<<Volver